Capacitación estratégica: clave para mejorar la productividad

Portada > Gestión >
09 Mayo, 2017

Mejorar la productividad, es uno de los principales desafíos de la industria minera. Para garantizar un aumento sustentable de la rentabilidad, las empresas deben centrarse en cuatro áreas.

No cabe duda que entre los principales desafíos de la industria minera encontramos el mejoramiento de la productividad. La que se gestiona para avalar un incremento sustentable de la rentabilidad. Para alcanzar esta, las empresas deberán concentrarse en cuatro áreas importantes.

Comenzaremos con la planificación y la capacitación estratégica de nuestra fuerza de trabajo. Hoy en día las empresas deberán volver a construir todo un conjunto de habilidades. A la par tendrán que incentivar prácticas laborales que mantengan el compromiso de los trabajadores mediante turnos flexibles, capacitación y desarrollo de la carrera a largo plazo (alta rotación laboral afecta la seguridad).

Ahora veremos otro integrante de estas cuatro áreas, y esta vez está ligado a la gestión de riesgos y presupuestos. Este paso necesita que todas las áreas comprometidas desde operadores EPCM, mina y fabricantes tienen que compartir la información relacionado a los costos para no caer en excesos y eliminar los riesgos que suponen pérdidas y costos altos en el proceso de producción, debemos de considerar que invertir en seguridad y la salud en el trabajo es también un buen negocio.

El tercer punto a considerar para la optimización de la productividad, es la planificación. Hoy las empresas mineras deben de realizar un esfuerzo no sólo por conservar los planificadores mineros experimentados, sino también deberán atraer y crear una nueva generación de talentos. Todo con miras a mantener las habilidades necesarias para luego crear planes mineros eficaces y realizar el monitoreo del cumplimiento diario de los volúmenes de producción, los lugares de explotación y el contenido del mineral.

Para culminar el cuarto punto a tener en cuenta está ligado a la transformación basada en los sistemas. El proceso de producción consiste en optimizar el rendimiento por unidad de tiempo. Si este tema se desarrolla con eficacia, de un abanico de informes desconectados entre sí se puede convertir en un conjunto de cuadros de gestión que informen sobre el desempeño operacional real, logrando mejorar la responsabilidad individual como la toma de decisiones en el terreno.
La productividad en el contexto mundial.

Un informe realizado por Port Jackson Partners, encargado por el Consejo de Minerales de Australia, estableció que desde 1990, los altos sueldos del sector de recursos y las bajas de productividad han producido que Australia pierda su superioridad competitiva frente a las mineras emergentes de África, Asia y América del Sur.

Según indica el informe, los productores chinos e indios tienen una superioridad en costos de procesamiento de minerales del 60% y 80% en comparación con sus contrapartes australianos.

A pesar que las mineras están haciendo esfuerzos actualmente por mejorar sus estándares de productividad, el 2003 fue el último año en que el sector minero de Australia concibió un aumento de productividad. Desde entonces, la productividad ha bajado un 30%.

Estos desafíos de productividad no se limitan a Australia. En Sudáfrica la productividad en el sector minero cayó a su nivel más bajo de los últimos 50 años en febrero de 2013. La productividad de Chile cayó por causa de la disminución en las leyes de mineral, la escasez de energía y las disputas industriales.

Canadá también vivió un fuerte descenso. A mediados de la década de 1980, la tasa de productividad de Canadá en todos los sectores era 91% de la tasa de EE. UU. Desde entonces esos dígitos han caído al 80%. En la minería y los sectores de petróleo, la productividad descendió a un 37% en la última década.