La óptima gestión logística en el mantenimiento minero es necesaria para mantener un flujo constante de producción

Portada > Mantenimiento >
06 Febrero, 2017

La disposición a tiempo de las piezas de recambio ahorra tiempo y dinero a la actividad minera. (Fuente: tecnologiaminera.com)

La logística del mantenimiento minero resulta clave para que los equipos que se encuentran trabajando en un yacimiento se encuentren operativos en todo momento. Su gran responsabilidad es el abastecimiento oportuno y eficiente de bienes y servicios, anticipándose a los cambios y tendencias del mercado.

Para el especialista de la Cámara Minera del Perú, Ricardo Cayo Quintana: “La simbiosis entre logística y mantenimiento no está del todo clara en todas las empresas mineras. En muchos casos cada área funciona con objetivos independientes, esto se vive sobre todo en las organizaciones de la mediana y pequeña minería, donde los procesos logísticos no están bien definidos, el personal no tiene la capacitación adecuada y el trabajo en equipo entre los departamentos de mantenimiento y operaciones es inexistente”.

Por el contrario, y tal como indica el experto de la Cámara Minera, en las organizaciones de la gran minería se trabaja con el modelo de gestión Supply Chain Management, que integra a proveedores, logística de entrada y salida, producción de bienes, servicios y distribución. Esto implica un flujo constante de información, productos y fondos. Entre los beneficios que reporta esta práctica tenemos la reducción en las tarifas de transporte, la disminución en los reclamos de proveedores, permite aumentar el nivel de servicio, la eficiencia en el pago a los suministradores, tener mayor visibilidad y trazabilidad; y obtener mejores precios.

En el mantenimiento es necesario controlar los diferentes repuestos que se han comprado para los equipos, con la finalidad de no tener ninguna parada en el ritmo de producción, para esto re requiere la elaboración de inventarios, cuyas funciones vienen a ser permitir la independencia de operaciones (dando continuidad a las variaciones de la demanda), determinar las condiciones económicas de aprovisionamiento, definir la adecuada secuencia de operaciones y utilizar de manera óptima la capacidad productiva.

En minería, las compras están compuestas de productos y servicios. La gestión de éstas no se centra únicamente en la adquisición, sino en la realización del seguimiento para que pueda llegar al usuario final, es decir al trabajador en la mina que lo requirió o los clientes. Los objetivos de esta actividad son mantener la continuidad del abastecimiento, pagar precios justos (dependiendo de la calidad del producto), evitar deterioros, duplicidades, desperdicios, buscando la calidad adecuada y fuentes de suministro alternativos; y localizar nuevos productos y materiales.

Un elemento que facilita el trabajo logístico en minería es contar con un sistema de información óptimo. Para esto se utilizan los avances tecnológicos disponibles como el software ERP, desarrollado por la empresa española, Quonext. Este sistema es una solución moderna que permite brindar información adecuada, en línea, a la persona deseada, en el momento preciso, facilitando tomar decisiones correctas con rapidez y eficiencia. Además, integra la comunicación de varias áreas, soportando los sistemas de logística, contabilidad, recursos humanos, producción, mantenimiento y ventas. Otros instrumentos que facilitan la transmisión de datos son el Business Intelligence, código de barras, el sistema de identificación de radio frecuencia (RFID, por su siglas en inglés) y la planificación en minería.

Procedimientos como los vistos arriba facilitan la aplicación del tan deseado “Just In Time”, ya que debido a la información actualizada se reduce al mínimo nivel posible el mantenimiento de inventarios para que los suministradores entreguen justo lo necesario en el momento adecuado. De esta manera se optimiza el proceso productivo, minimizando las pérdidas por causa de suministros obsoletos y facilitando acordar compras aseguradas a lo largo del año que permitirán que los suministradores ofrezcan precios más asequibles. Resumiendo, una empresa minera que aplica correctamente el “Just In Time”, terminará siendo más eficiente porque emplea menos recursos, espacio y tiempo.

Por otra parte en el “Just In Time”, no todas son ventajas, también existen inconvenientes como el peligro de problemas como retrasos y suspensiones por falta de suministros, que pueden causar interrupciones en la línea productiva e impactar los gastos negativamente.

La dinámica actual del mercado ha generado que se plantee el nacimiento de una nueva filosofía denominada “Just Before Time”, la que estipula que el operador de la empresa minera debe anticiparse- aún más- a las necesidades del sector. Las mayores distancias de transporte y las características actuales del mercado de bienes de capital e insumos para la minería tienen como efecto el aumento de los niveles de inversión de nuevos proyectos y mayores gastos de operación de las empresas extractivas.

Prueba de esto la encontramos en los datos proporcionados por un estudio de costos realizado a inicios del 2015 en base a las 40 principales compañías productoras de minerales de todo el mundo. Los números registraron aumentos significativos en los costos de operación. Algunas de las razones que explican este incremento se relacionan principalmente con el aumento en los precios de los principales insumos mineros, tales como: energía, acero, mano de obra y gastos en servicios contratistas. Acompañando estas alzas se ha observado un aumento sistemático en el plazo de entrega de equipos mineros como camiones, neumáticos, palas, chancadores y molinos.

A partir de lo anterior queda claro que la minería está obligada a experimentar cambios, en vista de las transformaciones que experimentarán la extracción y el procesamiento. En caso que no se aborde, se corre el riesgo que la logística de entrada se constituya en un problema de costo, ya que con el afán de sostener la operación se incurrirán en sobrecostos.