Visión global de la problemática socioambiental

Portada > Medio Ambiente >
05 Mayo, 2017

La minería ha estado siempre presente en el desarrollo humano, dándole nombre a las diferentes edades de la prehistoria, como la Edad de Piedra, Edad de Hierro, Edad de Bronce, y por ello el ser humano y sus centros poblados siempre han estado en contacto con esta industria, es decir que está familiarizado con esta idea, pero en nuestra época globalizada hay consciencia social también de los riesgos que entraña esta actividad, por ello la sociedad en sentido amplio y las comunidades nativas en sentido particular, preocupadas por su entorno natural, del cual proviene su principal fuente de alimentos, trabajo y producción, reacciona siempre impulsivamente ante cualquier intento de instalación de un centro minero, y esto se produce porque la mayoría de las personas de esos lugares está condicionada en forma negativa ante la actividad minera.

Lo óptimo en una relación entre lo ecológico, lo social y lo económico es lo SOSTENIBLE, pero cuando no se cumplen los requisitos necesarios se logran metas insuficientes, es decir son solamente soportables, viables o equitativas, mas no un desarrollo sostenibles, es decir que tanto la naturaleza (lo ecológico), como las comunidades (lo social), como lo económico no sufran deterioros o daños, sino mas bien que se pueden regenerar y beneficiarse con el proceso.

Se hace necesario crear estrategias de comunicación, enlace y manejo de situaciones, con cada comunidad donde se vaya a realizar esta actividad, estas estrategias van desde las etapas previas (la más importante),  a las etapas de prospección, exploración, desarrollo del proyecto, operación de la mina (la extracción propiamente dicha), el transporte e incluso el cierre de la mina. En cada país las técnicas y  tácticas para enfrentar estos problemas son diferentes, y se manejan de acuerdo a sus especiales características, por ejemplo en Colombia uno de los principales problemas derivados de la minería es el destino de los escombros y residuos de minerales radioactivos y tóxicos, así como el tema de la lixiviación con mercurio y/o cianuro en minas de oro que están encima de nacimientos de aguas, ésta problemática ha tratado de ser solucionada con las nuevas disposiciones de la Constitución colombiana de 1991 y la Ley 99 (promulgada en 1993), pero estos cambios se han visto obstaculizados con intentos de contrarreforma de sectores con intereses creados, otro caso es el de Sudáfrica, particularmente en el distrito de Malamulele con los relaves mineros y minas abandonadas por la Gold New Union, que habían producido sedimentos de metales pesados como el cobre, cadmio, cobalto, arsénico, manganeso, zinc y níquel en cuencas de ríos o suelos (produciendo substancias ácidas), cuyos relaves tienen como consecuencia la erosión del suelo, sedimentación, hundimiento de la tierra, huecos y escarificación en el terreno, pero todo esto se pudo neutralizar, en cierta manera, reforestando abundantemente la zona, de otro lado en la India, en el pueblo de Alang, provincia de Gujarat, también se han producido daños durante la etapa del transporte de metales pesados, consecuencia de la exportación de residuos tóxicos, solidos o líquidos, contraviniendo el Convenio de Basilea de 1989 que prohíbe expresamente este tipo de exportación. Otro caso muy conocido de conflicto socio ambiental fue el de Love Canal en la frontera de Estados Unidos con Canadá, es un canal de agua que está cerca a las Cataratas del Niagara, donde se vaciaron residuos radioactivos y también químicos, con el correr del tiempo se anuló el canal echándole tierra mezclada con piedras, quedando un terreno asentado que fue reclamado por una escuela de niños para hacer ahí sus instalaciones, pero luego de construido se empezaron a ver los efectos en los alumnos que jugaban en el patio, se enfermaron gravemente de la piel, en las madres gestantes habían abortos espontáneos y defectos en los niños recién nacidos, por lo que el Estado de Nueva York decidió evacuar toda la ciudad.

Los conflictos que nacen por las situaciones arriba mencionadas son tratados por los países de diferentes maneras, pero lo que no va a cambiar son los actores o protagonistas de la negociación, es decir, en la estrategia intervienen siempre estos actores: El Estado, la comunidad; y la empresa minera. El Estado tiene un rol preponderante en la negociación porque es el productor de las leyes y disposiciones relativas al desarrollo e impulso de la minería responsable, la protección del medio ambiente en conjunción con el desarrollo sostenible, además es también el encargado de velar o fiscalizar  el cumplimiento de dichas disposiciones; La Comunidad, como espacio y población, es la que se va a beneficiar con el desarrollo del proyecto o se va a perjudicar con los riesgos del mismo y por ello tiene la palabra principal en esta negociación, por ello es importante hacer llegar la información oportuna y necesaria a los líderes de la población con el objetivo de desbaratar “antes de” que personas con intereses obscuros y desestabilizadores (que utilizan mecanismos psicosociales) logren llenar la mente de la comunidad con ideas negativas; La Empresa Minera, en su carácter activo, es quien lleva el peso de la responsabilidad social y quien debe saber manejar todo tipo de situaciones que se presenten con motivo del posible impacto ambiental, las protestas de grupos organizados e incluso los cambios telúricos y atmosféricos. Por ello cuenta con especialistas en cada rama con la finalidad de viabilizar cada desarrollo de los proyectos en un marco de minería sostenible.